Érase una vez, una mariposa blanca con puntitos muy bellos, rosas y violetas.

Cada mañana, ella daba gracias a su padre Dios por haberle dado la oportunidad de vivir ese nuevo día…